skip navigation

The Next Chapter

By Peter Trevisani, 09/23/21, 11:30AM MDT

Share

In 2018, myself and 5 other New Mexican investors found ourselves facing a complex decision - take an enormous leap of faith and bring professional soccer to New Mexico, or listen to the cynics, the pessimists, and the less-than-inspiring spreadsheets to avoid becoming the next failed sports team. We chose the first option because we believed something that the spreadsheets could never capture - we believed in the spirit of New Mexico, the grit of New Mexicans, and the amazing things we could do if we created one more reason for the state and its people to UNITE!

On March 9th, 2019 we witnessed something that erased just about every doubt. Twelve thousand New Mexicans showed up in yellow and black, and for 90 minutes there were no lines of differentiation. Fans of different ages, religions, races, and orientations completely forgot about their differences, and became the united force that we now know as the Yellow and Black Army. When Devon Sandoval blasted in the first goal in team history, the stadium literally shook, the sound was deafening, and the United journey was in full swing. 

The magic moments of 2019 were innumerable: Being number one in league attendance, a magical run to the quarterfinals of the US Open Cup, incredible theme nights including the first ever Meow Wolf Night, and qualifying for the playoffs in our inaugural season. As amazing as all of those “big” things were, the real magic was happening behind the fanfare: New friendships, stronger families, and maybe most importantly, a renewed sense of hope for the future and our state. 

The momentum going into 2020 could not have been stronger. The coaches were signing some incredible additions to the squad, season ticket sales were outpacing every projection chart, and we were poised to make the second season a supercharged version of the first.

And then the world locked down. 

Yes, the USL Championship season resumed in July, but due to circumstances outside of our control, we weren’t able to play a single home game. Without our number one revenue source, tickets, how were we supposed to survive?

But we said what all of us say: Don’t ever bet against New Mexico! With every odd stacked against us, the United family stepped up in unimaginable ways. Rather than recoup the money they spent on season tickets, so many individuals and families donated their dollars to the Somos Unidos Foundation. When we needed supplies for vulnerable communities, or blood donations, or money to build desks for remote learners, the Black and Yellow family was there in droves. When we had the opportunity for a “home game” in Colorado Springs, our supporters bought every ticket they could and journeyed 5 hours north to cheer on our team. We survived the most challenging year for professional sports the same way we started. Together. 

The shadow of the pandemic still looms large, and normalcy is still a ways off, but fans are back in the stands, the drums are banging, the flags are waving, and the smoke bombs are billowing out of The Lab once again. 

So what’s the next chapter? 

It’s something we’ve talked about since day one: The Stadium. A gathering place for New Mexicans, a hub of innovation, a celebration of the state, and a symbol of hope for generations to come. This stadium has always been and will always be about so much more than soccer. It’s about progress, elevating our state, and a belief that we deserve good things. It will undoubtedly be an economic catalyst but more importantly it will be a catalyst of dreams. 

Today’s binding letter of intent with the City of Albuquerque is about more than dollars. Yes, we are pledging $32.5 million of total investment, including $10 million upfront in capital investment that will lead to 780 jobs without raising taxes a dime. But beyond that, this letter is a promise. A promise that we’re fully invested, that we’ll be in the Land of Enchantment for a long time, and that we’ll never stop working and doing our part to help create the best possible version of New Mexico.

We may be in year 3, but we are just getting started. Together, dreams and aspirations can become a reality. 

¡Somos Unidos!

-PT

En espaƱol

En el año 2018, cinco inversionistas de Nuevo México y yo (Peter Travesani) nos enfrentamos a una decisión compleja: dar un enorme salto de fe y traer el fútbol profesional a Nuevo México, o escuchar a los cínicos, los pesimistas y las hojas de cálculo poco inspiradoras que debíamos evitar. convirtiéndose en el próximo equipo deportivo sin éxito. Elegimos la primera opción porque creíamos en algo que las estadísticas no iban a detener: creímos en el espíritu de Nuevo México, el valor de los nuevos mexicanos y las cosas increíbles que podríamos hacer si creáramos una razón más para nuestro estado y su gente. ¡unidad!

El 9 de marzo de 2019 fuimos testigos de algo que borró casi todas las dudas. Doce mil nuevo mexicanos se presentaron en amarillo y negro, y durante 90 minutos no hubo líneas de diferenciación. Los fanáticos de diferentes edades, religiones, razas u orientacion sexual se olvidaron por completo de sus diferencias y se convirtieron en la fuerza unida que ahora conocemos como el Ejército Amarillo y Negro. Cuando Devon Sandoval anotó el primer gol en la historia del equipo, el estadio literalmente vibró, el sonido fue ensordecedor y el viaje del United estaba en pleno despegue.

Los momentos mágicos del año 2019 fueron innumerables: fuimos el equipo número uno en asistencia de la liga, Conseguimos pasar a los cuartos de final de la US CUP y derrotar equipos de MLS, Noches temáticas increíbles, incluida la primer noche de Meow Wolf, y la clasificación para los playoffs en nuestra temporada inaugural. Por asombrosas que fueran todas esas cosas “magníficas”, la verdadera magia estaba sucediendo detrás de vestidores: nuevas amistades, familias más fuertes y, quizás lo más importante, un renovado sentido de esperanza para el futuro y nuestro estado.

El impulso hacia el año 2020 no podría haber sido más fuerte. 

La directiva comenzó a traer jugadores de gran nivel, la venta de abonados estaba superando todas las expectativas y estábamos listos para hacer de la segunda temporada una versión surrealista de lo que fue nuestra primera temporada.

Y luego el mundo se detuvo.

La temporada del campeonato de la USL se reanudó en julio del 2020, pero debido a circunstancias fuera de nuestro control, no pudimos jugar un solo partido en casa. Sin nuestra principal fuente de ingresos, las entradas, ¿cómo se suponía que íbamos a sobrevivir?

Pero dijimos lo que todos decimos: ¡Nunca apuestes contra Nuevo México! Con todos los puntos en nuestra contra, la familia United dio un paso al frente de formas inimaginables. En lugar de recuperar el dinero que gastarán en boletos de temporada, muchas personas y familias donaron sus dólares a la Fundación Somos Unidos. Cuando necesitábamos suministros para comunidades vulnerables, donaciones de sangre o dinero para construir escritorios para estudiantes que tenían clases en casa, la familia Black and Yellow estuvo allí sin dudarlo. Cuando tuvimos la oportunidad de jugar en casa en Colorado Springs, nuestros seguidores compraron todos los boletos que pudieron y viajaron 5 horas hacia el norte para alentar a nuestro equipo. Sobrevivimos al año más desafiante para los deportes profesionales de la misma manera que comenzamos. Juntos.

La sombra de la pandemia todavía se cierne sobre ellos, y la normalidad aún está muy lejos, pero los fanáticos están de vuelta en las gradas, los tambores suenan, las banderas ondean, los cánticos ensordecedores y las bombas de humo salen del laboratorio una vez más.

Entonces, ¿cuál es el próximo capítulo?

Es algo de lo que hemos hablado desde el primer día: el estadio. Un lugar de reunión para los nuevos mexicanos, un centro de innovación, una celebración del estado y un símbolo de esperanza para las generaciones venideras. Este estadio siempre ha sido pensado para ser y será mucho más que una casa de fútbol. Se trata de progreso, de elevar nuestro estado a la creencia de que merecemos cosas buenas. Sin duda, será un catalizador económico pero, lo que es más importante, será un catalizador de sueños.

Nuestra carta del día de hoy con la ciudad de Albuquerque es más que dólares. Sí, queremos informar que estamos comprometidos con inyectar $32.5 millones de inversión total, incluidos $10 millones por adelantado en inversión de capital que generará en automático 780 empleos sin aumentar los impuestos ni un centavo. Pero más allá de eso, esta carta es una promesa. Una promesa de que estamos completamente comprometidos, que estaremos en la Tierra del Encanto durante mucho tiempo y que nunca dejaremos de trabajar y hacer nuestra parte para ayudar a crear la mejor versión posible de Nuevo México.

Puede que estemos en el tercer año, pero recién estamos comenzando. Juntos, los sueños y las aspiraciones pueden convertirse en realidad. Con la esperanza, la Fe y el entusiasmo. 

¡Somos Unidos!

-PT

Latest News

  • 2022 Season Tickets On Sale NOW

  • By New Mexico United Staff 12/02/2021, 10:00am MST
  • The season ticket package - one of the most affordable in the country - includes big discounts over single match prices, includes options as low as $13/match
  • Read More